QUIENES SOMOS

Iglesia Evangélica de Carabanchel

Somos una Iglesia Cristiana Evangélica que lleva más de 40 años sirviendo al Señor en el barrio de Carabanchel (Madrid), con el único fin de extender el Reino de Dios, transmitiendo el mensaje de salvación, esperanza y proclamando que Jesús es el único y suficiente salvador.

Nos definimos como una Asamblea de Hermanos, nuestras reuniones tienen como eje central la predicación de la Palabra de Dios, a lo que se suman tiempos de alabanza al Señor y adoración viva.


LOS CRISTIANOS EVANGÉLICOS CREEMOS:

CREEMOS en un solo Dios Creador de todas las cosas (Génesis 1:1; Isaías 45:22; Colosenses 1:16).

CREEMOS que Dios es Trino: Padre, Hijo y Espíritu Santo; tres personas distintas y un solo Dios verdadero (Isaías 9:6-7; Juan 1:1; Romanos 9:5; Efesios 4:4-6).

CREEMOS el Misterio de la Encarnación; esto es, que la bienaventurada María, siendo virgen concibió por obra y gracia del Espíritu Santo (Lucas 1:26-35; Mateo 1:18).

CREEMOS que la segunda persona de la Santísima Trinidad ya existía en al eternidad, pero que por el Misterio de la Encarnación, participó de la naturaleza humana, siendo así el "EMANUEL" (Dios con nosotros) (Mateo 1:23), "Dios manifestado en carne" (1ª Timoteo 3:16).

CREEMOS que por ser Jesucristo verdadero Dios y verdadero Hombre (sin pecado) su sacrificio en la Cruz fue de infinito valor para redimirnos de nuestros pecados (Juan 1:29; Romanos 9:5; Tito 2:13-14; Hebreos 4:15; Apocalipsis 5:9).

CREEMOS que la Biblia es la Palabra de Dios, escrita por hombres pero bajo la dirección e inspiración del Espíritu Santo y creemos TODO cuanto en ella se dice (2ª Timoteo 3:16; 2ª Pedro 1:21).

CREEMOS que hay un cielo y un infierno; un cielo que es la morada de Dios y donde irán a gozar todos los redimidos por Cristo y un infierno preparado para el Diablo y sus ángeles y para cuantos no aceptan la salvación que Dios ha provisto por medio de Cristo (Mateo 23:33; 25:41; Lucas 12:5; Juan 14:2).

CREEMOS que Jesús murió por nuestros pecados y que resucitó para nuestra justificación (Romanos 4:25).

CREEMOS que Jesús resucitado ascendió a los cielos, donde está a la diestra del Padre y donde también intercede por nosotros (Romanos 8:34).

CREEMOS que Jesucristo es el único mediador entre Dios y los hombres. "Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre" (1ª Timoteo 2:5).

CREEMOS que todo hombre es pecador, no sólo por ser descendiente de Adán, sino porque él mismo ha pecado voluntariamente, pues como la Biblia dice: "No hay justo ni aun uno" (Romanos 3:10).

CREEMOS que el hombre es justificado solamente por la fe: "¿Qué pues, diremos que halló Abraham, nuestro padre según la carne? Porque si Abraham fue justificado por las obras, ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia. Pero el que obra, no se le cuenta el salario como gracia, sino como deuda; mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia" (Romanos 4:3-5).

CREEMOS que Jesucristo fue dado para que los hombres pudiéramos ser salvos, "porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". (Juan 3:16). Pedro dice de Jesús: "Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos" (Hechos 4:12).

CREEMOS que el creyente en Cristo, es decir, el que con una fe viva cree que Jesucristo murió por sus pecados y le acepta como su único y suficiente Señor y Salvador, ya en este tiempo tiene la seguridad de la vida eterna. Jesús dijo: "De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida" (Juan 5:24). "El que cree en el Hijo tiene vida eterna" (Juan 3:36). "El que cree en Mí, tiene vida eterna" (Juan 6:47).

CREEMOS que las obras no son meritorias para la salvación. Pablo dice: "Porque por gracia sois salvos, por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9). CREEMOS que el cristiano tiene que hacer buenas obras, no para ser salvo, sino porque ya lo es (Efesios 2:10). Las buenas obras pondrán de manifiesto la vida espiritual del creyente. "Por sus frutos los conoceréis" (Mateo 7:16). "No puede el buen árbol dar malos frutos" (Mateo 7:18).

EN DEFINITIVA: Creemos que aunque todo hombre es pecador y es incapaz por su esfuerzo de conseguir la salvación de su alma: TODO hombre puede ser salvo. Cristo, quien es Dios y hombre a la vez, reincorporó sobre su persona a toda la humanidad que Él mismo había creado y satisfizo todas las exigencias de la justicia divina en relación con el pecado; de manera que el hombre, mediante el arrepentimiento de sus pecados y la fe en el Salvador puede ser salvo, sin necesidad de ceremonias religiosas ni esfuerzos humanos.
Sitio web creado por diseño web diseb